Compra tu SOAT

             

Riesgos

inicio   Protección al Consumidor Financiero   Seguros   Riesgos

¿Qué es un Riesgo?


Se considera un riesgo a la posibilidad que ocurra un hecho o situación peligrosa y que afecte las personas o algo material con intensión o accidentalmente.
La vulnerabilidad o las amenazas, por separado, no representan un peligro. Pero si se juntan, se convierten en un riesgo y afecte a las personas, empresas, o cosas materiales. Sin embargo, los riesgos pueden reducirse o manejarse.
Todos estamos expuestos a un sinnúmero de riesgos, algunos de los cuales pueden generar la pérdida de lo que con mucho esfuerzo hemos conseguido.

Amenaza vs Vulnerabilidad


La amenaza se refiere a la sospecha de sufrir algo malo o dañino, y la vulnerabilidad indica qué tan protegidos o expuestos estamos ante esos eventos.

Por ejemplo, Pedro vive en una ciudad con alta probabilidad de tornados. Si Pedro ignora las noticias y el estado del clima y no toma todas las medidas de seguridad para recibirlo, está expuesto a tener daños en su vivienda y posiblemente en su vida. Pedro no puede evitar que el tornado llegue a su ciudad, pero sí puede tomar decisiones sobre la posibilidad de sufrir el riesgo. Pedro, debe tomar las medidas de protección para su hogar y buscar un refugio seguro.

La percepción de riesgos


Generalmente las personas tienen una percepción errada del riesgo y en consecuencia el control que creen tener sobre ciertas situaciones es igualmente errado, de esta manera se preocupan muchas veces por las cosas equivocadas, prestando demasiada atención a riesgos menores y poca atención a los mayores. Así mimos, no evalúan adecuadamente la magnitud que tendría si se materializa un riesgo y en la mayoría de los casos se debe a falta de información o información incorrecta.

 

¿Cómo nos puede afectar la ocurrencia de un Riesgo?


Los riesgos amenazan la tranquilidad y las finanzas de las personas, las familias, las empresas y, su materialización, puede afectar dependiendo de qué tan preparados se está para enfrentarlos. Normalmente, cuando ocurren riesgos se generan gastos adicionales que no estaban presupuestados.

Cuando alguien se enferma, se debe acudir a un profesional e institución de salud, cuando alguien muere, se incurre en gastos para el funeral; si ocurre un corto circuito, se puede ocasionar un incendio, se rompe algún tubo y se genera fuga de agua afectando la vivienda, el negocio y hasta la mercancía, si vas conduciendo y tienes un accidente de tránsito se pueden causar daños a terceros o a bienes materiales.

 

¿Por qué es importante gestionar mis Riesgos?


Para saber a qué estoy expuesto en el futuro, cuáles son sus impactos y si es posible tomar acciones al respecto para evitar daños y perjuicios.
Permite determinar los riesgos, intervenir para modificarlos, disminuirlos,  liminarlos o lograr la preparación pertinente para responder ante los daños que, sin duda, causará un determinado desastre.

 

¿Cómo identificar los riesgos a los que estoy expuesto?


Para identificar los riesgos debes iniciar haciendo un listado de los bienes que se poseen como carro, moto y propiedades en general; el momento de vida en el que se encuentras, es decir, si es soltero o casado, si tienes hijos, personas a cargo o no, si tiene mascotas; la edad que tienes, entre otros.

Una vez identificados, se deben identificar los temas que más se valoran y se  quieren proteger. De ahí se deben identificar los eventos o situaciones que pueden poner en peligro esos bienes o impedir alcanzar las metas que se tienen para el futuro. Es importante identificar esas situaciones y relacionarlas en la lista y organizarlos de mayor a menor, los que tienen más probabilidad de ocurrir o me afectarían más por tener mayor impacto en caso de materializarse.